Acalasia

La acalasia es un trastorno esofágico crónico que afecta el funcionamiento normal del esófago, el tubo muscular que conecta la boca con el estómago. En el tratamiento de un paciente con acalasia, existen opciones terapéuticas tanto endoscópicas como quirúrgicas, diseñadas para aliviar los síntomas y mejorar la funcionalidad del esófago. Cada enfoque terapéutico tiene sus propias indicaciones y consideraciones, por lo que el tratamiento más adecuado será determinado en base a la evaluación individual del paciente y las características de su enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas de la acalasia?

La acalasia puede manifestarse con una variedad de síntomas que pueden variar en intensidad y presentación en diferentes etapas de la enfermedad.

Síntomas tempranos

-Disfagia.
-Regurgitación.
-Dolor torácico.

Síntomas Tardíos

-Pérdida de peso.
-Megaesófago.
-Aspiración pulmonar.
-Tos crónica.

¿Cómo se diagnóstica la acalasia?

Existen varias pruebas que los médicos pueden usar para diagnosticar la acalasia, que incluyen:

Manometría Esofágica: Esta prueba mide la presión en el esófago y puede mostrar si el esfínter esofágico inferior está funcionando correctamente.

Radiografía de Bario: Durante esta prueba, se pide al paciente que trague una solución de bario. Luego se toman radiografías para ver cómo fluye el bario a través del esófago.

Endoscopia: Este procedimiento utiliza un tubo delgado y flexible con una cámara para examinar el esófago y el estómago.

¿Cómo se trata la acalasia?

El tratamiento farmacológico juega un papel importante en el manejo de la acalasia, especialmente en las etapas iniciales de la enfermedad. Aunque los medicamentos no pueden curar la acalasia, pueden proporcionar alivio sintomático y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Fuente:

Acalasia: síntomas, diagnóstico y tratamiento. Clínica Universidad de Navarra. (s. f.-b). https://www.cun.es. https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/acalasia