Gastritis

La gastritis es la inflamación aguda o crónica de la mucosa que recubre las paredes del estómago. Puede estar producida por diversos agentes, como la ingesta de ciertos medicamentos o la infección por la bacteria Helicobacter pylori. Es posible que la gastritis aparezca de manera repentina (gastritis aguda) o lentamente con el tiempo (gastritis crónica). En algunos casos, la gastritis puede producir úlceras y un mayor riesgo de sufrir cáncer de estómago. Sin embargo, para la mayoría de las personas, la gastritis no es grave y mejora rápidamente con tratamiento.

Síntomas

Los síntomas que se pueden notar son:

  • Inapetencia.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor en la parte superior del vientre o el abdomen.

Si la gastritis está causando sangrado del revestimiento del estómago, los síntomas pueden incluir:

 

  • Heces negras.
  • Vómitos con sangre o material con aspecto de café molido.
Causas

Las causas que pueden provocar la inflamación del revestimiento del estómago son:

 

  • Algunos fármacos, como ácido acetilsalicílico, el naproxeno o el ibuprofeno.
  • Infección del estómago con la bacteria Helicobacter pylori.
  • Abuso de alcohol o ingesta de sustancias corrosivas, como algún tipo de veneno.
  • Ingesta de alimentos picantes.
  • Consumo de cocaína.
  • Fumar.
  • Reflujo de bilis hacia el estómago o reflujo biliar.
  • Trastornos autoinmunes.
  • Infección viral, sobre todo en personas con déficits en el sistema inmunológico.
  • Estrés excesivo.
Tipos de gastritis

Gastritis aguda: es cuando dura algunos días y desaparece cuando lo hace el agente causante. Suele estar causada por el consumo prolongado de algunos fármacos, como el ibuprofeno, la ingesta excesiva de alcohol o el estrés.

 Gastritis crónica: Se produce cuando la enfermedad dura meses o incluso años. La principal causa de la gastritis crónica es la infección por la bacteria Helicobacter pylori. También puede deberse a una alcalinización del pH del estómago que se origina por el reflujo biliar.

Gastritis erosiva: Se produce cuando se origina una ulceración en la mucosa del estómago, debido a la debilidad de las mucosas que las protegen, que dejan pasar los ácidos. Tiene una gran relación con el abuso de tabaco y alcohol. Las erosiones pueden llegar a producir sangrado.

Si la gastritis no se trata puede causar úlceras y sangrados estomacales.